• Se efectuó el tercer taller multidisciplinar de “Trazando el rumbo. Proceso de reflexión crítica de la realidad”
  • Académicos y autoridades abordaron como temas la educación, e innovación y tecnología, para proponer soluciones a sus problemas

La Universidad Iberoamericana Ciudad de México observa al mundo con una mirada crítica y solidaria, que separa, analiza y distingue cómo proceden las personas, para transformar la realidad desde abajo y desde adentro, dijo el Rector David Fernández Dávalos, S. J., durante la bienvenida al tercer taller multidisciplinar de “Trazando el rumbo. Proceso de reflexión crítica de la realidad”.

El maestro abundó que este ejercicio de la IBERO se realiza con rigor y alta calidad académica, con una mirada parcial pero con pretensiones de objetividad, pues como decía el jesuita, filósofo y teólogo español Ignacio Ellacuría, para ser objetivo no se necesita ser imparcial, sino mirar desde donde la realidad se puede mirar mejor, desde quienes la padecen.

Esta tercera sesión, en la que como las dos anteriores participaron autoridades académicas y profesores, tuvo como temas reflexionar sobre la educación, y la innovación y la tecnología, cuyos problemas fueron expuestos por la doctora Marisol Silva Laya y el maestro Jorge Meza Aguilar, titulares del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (Inide) y de la Dirección General de Vinculación Universitaria, respectivamente.

 

Calidad y equidad, problemas en educación

Silva Laya destacó que en la educación los dos grandes problemas son la calidad y la equidad. El primero se refleja un poco en los procesos de evaluación y sus resultados, con los que no se puede estar satisfecho en cuanto a aprendizaje, desarrollo de competencias y formación integral de los alumnos. Y del segundo resaltó que no todos los niños, jóvenes y adultos están teniendo las mismas oportunidades de llegar a las escuelas o espacios educativos.

Aunque calidad y equidad educativa no son problemas nuevos, sino que México los arrastra desde hace 40 años, tampoco se ha tenido la capacidad para resolverlos, por falta de voluntad para comprender integralmente las causas y factores que intervienen en esos fenómenos que pudieran entenderse con un pensamiento comprometido con la realidad nacional, con nuestros grandes retos y con nuestras grandes potencialidades.

Frente a esta realidad, dijo que la academia podría aportar el diseño de nuevos modelos educativos, pues en la educación es necesaria una diversificación, ya que uno de los problemas ligado a la calidad es la existencia de un modelo único que impera en todo México, sin tomar en cuenta que somos un país diverso culturalmente, con distintas necesidades y niveles de desarrollo.

Se requiere también definir los criterios de equidad y reflexionar en torno a qué significa la justicia educativa, que va más allá de los indicadores cuantitativos. Se relaciona con respetar el derecho a la educación que tenemos todos, pero no sólo desde una medida simplemente compensatoria, sino desde la visión de que todo mexicano tiene derecho a ser beneficiario de una educación de calidad.

 

Innovación tecnológica no detona el desarrollo

Al hablar de innovación tecnológica, Meza Aguilar expresó que en todas las actividades ligadas a la investigación, ciencia, innovación y tecnología, éstas no se ven como temas prioritarios para el desarrollo del país. Añadió que ha habido varios planes que se han formulado desde los años 70 hasta el actual, y sin embargo, no se ve que en este esquema de contribuir a tener mayor inversión en ciencia y tecnología pueda detonarse el desarrollo social y productivo que México requiere.

Por eso resulta importante para la IBERO, como academia, definir cómo promover una cultura de la innovación en todos sus programas y en todo su quehacer universitario, y también cómo estimular la investigación que esté ligada a resolver los temas prioritarios de nuestro país.

 

Trazando el rumbo

El doctor Alejandro Guevara Sanginés, Vicerrector Académico, destacó que la educación y la tecnología son fundamentales como elementos transformadores de la realidad del país, y no es casual que dos de los centros de investigación de la IBERO (el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación, y el Instituto de Investigación Aplicada y Tecnología) estén dedicados a la educación y el desarrollo de la ciencia aplicada, con un conocimiento científico profundo, pero con solidaridad y empatía hacia los demás.

Respecto al taller multidisciplinar “Trazando el rumbo. Proceso de reflexión crítica de la realidad”, el Rector David Fernández Dávalos comentó que es un ejercicio académico y apostólico con una racionalidad social.

Agradeció al personal académico de la IBERO, docentes investigadores y funcionarios, su asistencia a esta tercera sesión de diálogos sobre la realidad; una participación que ha sido muy enriquecedora y estimulante.

Dijo que también se han tenido intercambios reflexivos con las asociaciones de exalumnos y sociedades de alumnos. Y en el Fomento de Investigación y Cultura Superior (FICSAC), patronato económico y de desarrollo de la IBERO, se han dado a conocer los textos de “Trazando el rumbo”, los cuales se han discutido.

Finalmente, informó que están por definirse las sesiones del taller con el personal de servicios y administrativo, la otra parte de la Comunidad IBERO, para recibir su retroalimentación y aportes.

Galería